7 errores que debes evitar cuando enseñas el abecedario a un niño que aún no empezó  la etapa escolar

¿Tienes un niño en edad preescolar? ¿Quieres enseñarle el abecedario? ¡Te presentamos los siete errores que debes evitar!

Hola, soy Anna Geiger, creadora de The Measured Mom y agradezco a Heather por invitarme hoy a escribir en su blog.

Como docente devenida en madre que se queda en casa, he tenido el placer de enseñar el abecedario a nuestros cinco hijos mayores. No hay nada más hermoso que estar ahí el día en que se les prende la lamparita y comienzan a reconocer todas las letras.

¿Tienes un niño en edad preescolar? ¿Quieres enseñarle el abecedario? Aquí encontrarás los errores más comunes que debes evitar.

 

7 errores que debes evitar cuando enseñas el abecedario a un niño en edad preescolar

Error 1 – Demasiadas hojas de ejercicios

Si eres nueva en esta tarea, posiblemente creas que la mejor forma de comenzar es con las hojas de ejercicios. Si buscas en Pinterest, por ejemplo, te sorprenderá la cantidad de hojas de ejercicios para niños en edad preescolar que encontrarás. ¿Es conveniente usarlas?

La mayoría de las veces, no. Las hojas de ejercicios no enseñan, simplemente te muestran lo que tu hijo ya ha aprendido. Solo úsalas después de que le hayas enseñado el abecedario, y solo si tu hijo disfruta haciendo esos ejercicios. (En este sitio encontrarás un paquete de hojas que recomiendo si tu hijo es de los que se divierten con estos ejercicios.)

 

Error 2 – Escaso aprendizaje práctico

Si no usamos las hojas de ejercicios necesitamos hacer un aprendizaje práctico. Pero… ¿por dónde empezamos? ¿Qué podemos hacer o usar además de las hojas de ejercicios?

¡No te imaginas cuántas cosas puedes hacer!

 

Error 3: Poca variedad

Los programas que encontrarás para enseñar la letra de la semana suelen incluir las mismas actividades todas las semanas. Y de esta forma tanto tú como tu «discípulo» se habrán cansado rápidamente. ¡Combínalas!

 

Error 4 – Esperar que los niños aprendan a escribir las letras antes de estar preparados para hacerlo

No puedo decirte cuántas veces he recibido mensajes de personas quejándose de que sus hijos de 3 años todavía no habían aprendido a escribir las letras.

La mayoría de estos niños en edad preescolar no están preparados para responder a las páginas de escritura manuscrita convencional. Y cuando estamos ansiosos esperando que lo hagan, los agotamos.

En lugar de esperar que tu hijo escriba el abecedario, es preferible que intentes practicar los trazos de preescritura (este recurso es muy útil y ¡seguro te va a encantar!). Deja la escritura manuscrita hasta que tu hijo vaya al jardín de infantes. Y cuando comiences, recuerda que no hay apuro para que el niño escriba sobre el renglón.  Intenta practicar con páginas fáciles de escribir, sin renglones.

 

Error 5 – Insistir en que el niño termine una actividad en la forma en que tú esperas que lo haga.

Si bien nos encantan las actividades prolijas y las hojas ordenadas, es probable que nuestros pequeños tengan una idea diferente. Y está bien.

Además, seguramente habrá días en que prepararás una actividad con la certeza de que a tu hijo le va a encantar – pero el resultado no es el esperado. Y eso también está bien.

 

Error 6 – Falta de flexibilidad

Si eres fanática o fanático de la organización, es probable que pienses en hacer un plan semestral, porque ese es el tiempo que te llevará enseñar semanalmente una Letra de la Semana, sin recesos.

Pero… ¿tienes idea de cómo saldrá esta experiencia? Depende de las necesidades del niño, algunos necesitan otro ritmo. A lo mejor una sola letra puede llevarte un mes, y en el tercer mes tu hijo aprende el abecedario y tu programa quedó lento en comparación con su rapidez. O bien prefieres duplicar la cantidad de letras en el último mes.  ¡Sé flexible!

 

Error 7 – Olvidarse de leer

Bien, quizás el Error 6 te haya provocado una pequeña sonrisa. ¿Planificar con seis meses de anticipación? ¡Ja! Si te pareces a mí, seguramente tomarás la vida día por día. Si es este tu caso, no te castigues cuando pasa un día (o… semanas) sin que el niño en edad preescolar no haya aprendido algo específico. Te doy una buena noticia: lo más importante que puedes hacer es fácil, no requiere preparación y ni cartucho de impresora preparado.

Solo lee. Léele a tu hijo con la frecuencia que puedas. Háblale sobre los libros. Muéstrale que amas los libros. Que los atesoras. ¿No sabes por dónde empezar? Nuestra lista de libros sobre la Letra de la Semana es un buen punto de partida.

Y si en la impresora aún te queda tinta, puedes imprimir nuestros libros gratis de letras. Creé estos libros para mi hijo cuando solo tenía dos años, fueron una introducción perfecta al abecedario.

 

Artículo traducido al Español por Activos y divertidos.

Anna Geiger ha sido maestra (MEd.) y luego con seis hijos (de 1,3,5,6, 8 y 9 años) se ha transformado en madre que se queda en casa. Es escritora y creadora de The Measured Mom, donde presta apoyo a padres y docentes con imágenes imprimibles gratuitas, lecciones prácticas y otros recursos de enseñanza.

Por favor seguinos o compartí nuestro blog:
Publicado en Sin categoría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *